¿Cuántos implantes dentales acaba en infección y pérdida ósea?

Las infecciones en implantes dentales se han convertido en algo habitual y casi una quinta parte de estas técnicas quirúrgicas acaba derivando en una mucositis y la periimplantitis, que conlleva pérdida ósea, por lo que es esencial su prevención y tratamiento para evitar el proceso inflamatorio.

Aunque se trata de casos excepcionales, la infección de un implante dental puede derivar en una septicemia -infección generalizada- como la que hace unas semanas llevó al cantante Antonio Carmona a ser hospitalizado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) y recibir sedación.

Las infecciones dentales más habituales suelen derivar en mucositis, un problema inflamatorio que afecta a los tejidos blandos y que si no se trata a tiempo puede originar una periimplantitis, que puede llevar a una pérdida del soporte óseo en el que se ha integrado.

“Las infecciones sobre implantes dentales son tan habituales como las que ocurren en los propios dientes”, según Peñarrocha, que añade que esto se explica porque las bacterias están presentes y conviven de forma habitual en nuestra boca.

Según indica, el paciente debe saber que el implante, igual o más que un diente, “es necesario cuidarlo” ya que puede derivar en una inflamación con síntomas como sangrado o mal aliento, y si se mantiene en el tiempo con una pérdida ósea.

Cualquier cirugía oral, incluso una extracción normal o una higiene, que conlleve sangrado puede derivar en un proceso de infección agudo y por eso el profesional odontólogo es el que debe determinar a qué paciente administrar antibióticos.

Además, Peñarrocha señala que en pacientes fumadores se produce un mayor porcentaje de fracasos en los implantes de técnica de injerto de huesos. “El tabaco tiene una repercusión negativa en los implantes dentales”, afirma.

Peñarrocha considera que en España “cada vez es mejor” la salud dental pero “todavía es insuficiente” y afirma que se estima que para el año 2020 aumentará la demanda de atención del dentista, especialmente entre los menores de 0 a 12 años y en el colectivo de la tercera edad.

Según la experta, profesora titular de Cirugía Bucal en la Universitat de València, los tratamientos que más se van a requerir en el futuro serán estéticos, implantes, ortodoncia y los relacionados con la prevención.

Respecto a los precios en la odontología, señala que en España se fabrican pocos productivos y los costos del equipamiento tecnológico y digital son elevados, pero advierte de que luchar por la “odontología ‘low cost’ tiene su peligro, porque llegar con alta calidad es complejo”.

“Hay que buscar ese equilibrio entre ser competitivos pero no a costa de bajar la calidad”, asegura María Peñarrocha, quien indica que en esta profesión no hay intrusismo porque los profesionales suelen ser reglados y licenciados, pero las empresas para las que trabajan tienen un “interés puramente económico”.

En este sentido, señala que el Gobierno ha permitido entrar en España a grandes compañías de capital riesgo que se dedican al mundo sanitario y cuyo objetivo es “tener cifras de producción adecuadas a sus expectativas. Al profesional que trabaja en ellas le marcan unos objetivos económicos a los que tienen que llegar”.

En el congreso de València se celebrarán mesas redondas en las que participarán expertos como Adriano Plattelli, investigador de referencia en el campo de la implantología, o Ignazio Loi, creador de la técnica BOPT, que presenta un nuevo enfoque para la restauración prostética de los dientes, con mejoras a nivel estético.

Noticia publicada por lavanguardia.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>